La luna

Trabajamos con distintas leyendas:

Trabajamos con las siguientes imágenes.

¿Cómo nos influye?

Los agricultores solían plantar sus cosechas durante la Luna Nueva y se decía que la gente se volvía más temerosa y hasta un poco loca. De hecho la palabra “lunático” evidentemente es familia de la palabra Luna.

 

Desde la antigüedad, los astrólogos han creído en que la Luna ejerce una poderosa influencia sobre la Tierra y sobre sus habitantes. Ahora sabemos que la fuerza de gravedad de la Luna origina las mareas. Como tres cuartas partes del cuerpo humano están compuestas de agua, es lógico que nosotros, como los océanos, debamos responder al magnetismo de la Luna. La luna tambien ayuda a los agricultores y las plantas y la luna tienen una relacion muy estrecha.

 

 

Las fases de la Luna

Representan las etapas de crecimiento de todos los seres vivos. Los agricultores de antaño aprendieron a plantar y cosechar sus cultivos según el calendario lunar, ajustando su trabajo a estos ciclos naturales para asegurar unos cultivos sanos. Pero también hay una significación espiritual en estos períodos.

 

Luna Nueva

Empieza cuando el Sol y la Luna se fusionan o se “conjuntan” en el cielo. Esta fase representa los principios de todo tipo. Físicamente, es un buen momento para plantar semillas. Espiritualmente, es el momento perfecto para empezar proyectos o aportar energía a nuevas relaciones.Es un momento excitante para abrazar filosofías frescas y expandir los horizontes, tanto personal como profesionalmente.

 

Si miras atrás en los eventos de tu vida, probablemente te darás cuenta de que algunos de los trabajos o relaciones más satisfactorios empezaron en el período de la Luna Nueva. Si tienes un diario de sueños, verás que tus sueños en noches de Luna Nueva contienen semillas de comienzos. Puede que sueñes con un romance o con un objetivo creativo que sería bueno perseguir. Presta atención a las visiones que tienes durante una noche de Luna Nueva porque, ¡podrían contener orientaciones acerca de tu futuro!

 

Primer cuarto de la Luna

Esta fase tiene lugar cuando la Luna forma un ángulo de 90 grados, o un “cuadrado” con el Sol. En este momento, la Luna aumenta gradualmente su luminosidad a medida en que se vuelve más visible en el cielo. A esto también se le llama Luna creciente. Durante el primer cuarto de la Luna, quizás deberás trabajar un poco más duro para alcanzar los objetivos que te habías fijado en la Luna Nueva.

 

El cuadrado entre el Sol y la Luna remueve algunas energías de resistencia. En un sentido práctico, durante el primer cuarto de la Luna quizás tengas que tirar abajo algunas estructuras para hacer sitio para las nuevas. Quizás tengas que reorganizar o trabajar en perfeccionar tu estrategia.

 

Luna Llena

Es la siguiente fase importante. Es cuando el Sol y la Luna están físicamente opuestos el uno al otro en el cielo, o 180 grados a parte, y cuando la Luna refleja toda la luz del Sol. Durante esta época, los temas en los que has estado trabajando desde la Luna Nueva llegarán normalmente a su clímax. Esto puede ser estresante o positivo, depende de cómo hayas ido resolviendo estos temas.

 

Normalmente, las emociones se intensifican durante la Luna Llena y pueden ayudarte a purificarte de enfados reprimidos o de penas.Si prestas atención a lo que las emociones te dicen en este estado intensificado, verás más claro las cosas que tienes que arreglar. Aunque ten cuidado de no actuar de manera precipitada sobre estas emociones. Mucha gente deja su trabajo o acaba una relación con el efecto de la Luna Llena, se escapa de cosas que se podrían haber arreglado con un poco de esfuerzo extra.

 

Hace falta valor para enfrentarse a los miedos que La Luna Llena remueve. Pero hablando espiritualmente, cuando se sube el volumen en tu vida, ello te motiva a mirar más profundamente el camino en el que estás. La Luna Llena puede ser un momento de revelaciones poderosas y sueños intuitivos, es una buena oportunidad para espantar las malas vibras.

 

Luna menguante

Es el último cuarto y la fase que sigue a la Luna Llena. Es el momento en que la Luna se está oscureciendo y es menos visible en el cielo. Durante esta fase, la Luna también forma un ángulo de 90 grados, o un “cuadrado” con el Sol. Sin embargo, esta fase es diferente de la del primer cuarto.

 

Durante el primer cuarto empezabas a poner en práctica lo que habías aprendido en la Luna Nueva. Te diste cuenta de que necesitabas hacer un esfuerzo extra para poner estos objetivos en marcha. Con un poco de suerte, ese esfuerzo valió la pena en el momento de la Luna Llena, cuando los acontecimientos culminaron y se recogió el “karma.”

 

Con el último cuarto de la Luna, deberías estar de camino a un período más pacífico. Las revelaciones que se iluminaron durante la Luna Llena se establecen cómodamente en tu conciencia.Has integrado algunas maneras frescas de ver las cosas después de experimentar las intensas emociones de la Luna Llena. Tu energía ha cambiado de dirección, y tu mente es capaz de soportar un nuevo camino.

 

El último cuarto de la Luna es un momento de aceptación. Espiritualmente, es un buen momento para perdonar, para hacer las paces y para abandonar antiguas batallas.

Antes de finalizar el ciclo lunar

A medida que la Luna Nueva se acerca nuevamente, presta atención a las ideas antiguas. Comienza un nuevo ciclo, es necesario soltar algunas cosas. Cuando se libera energía atrapada, la luz puede entrar. 

¡Cada mes es una oportunidad para crecer y renovarte junto con la energía de las cuatro fases de la Luna!

 

 

 

Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.